Justice


Buscando justicia, no estadísticas

Al contrario de otros abogados, el objetivo de un fiscal no es simplemente ganar casos. Los fiscales tienen un llamado mayor: buscar justicia. La oficina de Steve no llenará a individuos de, o los amenazará con, cargos que lleven a duras sentencias mínimas, solo para presionarlos hacia declaraciones de culpabilidad. Steve tampoco avanzará con cargos que sean dudosos o producto de actos de investigación inconstitucionales. La oficina de Steve será guiada por el mismo principio que él aprendió como fiscal federal en el Departamento de Justicia del Presidente Obama: la fiscalía “logra su objetivo cada vez que la justicia es hecha por los ciudadanos en los tribunales”.


Acabando la encarcelación masiva

El Fiscal de Distrito tiene numerosas herramientas para buscar la justicia. La herramienta más severa – levantar cargos por delitos mayores – tiene consecuencias secundarias serias que pueden sobrepasar por mucho los crímenes cometidos. Aunque los cargos por delitos mayores son necesarios para crímenes serios, crearlos innecesariamente genera una clase de personas que afrontan obstáculos enormes al buscar una educación, son rechazados de muchos trabajos decentes y pierden su derecho al voto. La creación innecesaria de criminales por parte de nuestro sistema de justicia penal produce un ciclo vicioso de reducción de oportunidades, incremento de la pobreza y aumento del crimen, convirtiéndose este último en la fuerza predominante en las comunidades donde el ciclo toma parte. El resultado es que las personas que viven en comunidades vulnerables terminan encarceladas a ritmos desproporcionales. Además de llevar a encarcelamiento masivo, pues el ciclo afecta desproporcionadamente a la gente de color y las personas sin riqueza, la criminalización desproporcionada de nuestros vecinos fomenta la desigualdad salarial, la brecha de riqueza racial y la brecha de oportunidades.

Steve se asegurará de que las decisiones de levantar cargos y las ofertas de declaración de culpabilidad de su oficina consideren los efectos secundarios de una condena al determinar la mejor manera de hacer justicia. Encarcelar desproporcionadamente a la gente saca miembros productivos y no peligrosos de la sociedad, muchas veces dejando niños y familias atrás. Steve va a buscar maneras de mantener a estas personas contribuyendo a la sociedad y conectadas con sus familias, al mismo tiempo que se obtiene justicia para las víctimas. Este enfoque no solo reduce el riesgo de reincidencia, es un mejor uso de los recursos del condado. Encarcelar una persona es la opción más costosa en el sistema de justicia penal, sobrepasando de lejos el costo de otras medidas igualmente efectivas. Steve buscará usar estas opciones efectivas, más económicas más fácilmente y luchará por invertir el ahorro en programas que rompan el ciclo de reducción de oportunidades, incremento de la pobreza e incremento del crimen, acabando así con el encarcelamiento masivo.


Acabando la guerra contra las drogas

La guerra contra las drogas ha sido un fracaso rotundo. Ha arruinado vidas, destruido comunidades y herido personas de color desproporcionadamente – todo mientras falla en mantenernos seguros. Este fracaso no es una sorpresa para nadie que reconozca que la adicción es una enfermedad, no un crimen. No podemos judicializar el camino hacia una solución para una crisis mental. En lugar de eso, debemos buscar alternativas a la judicialización de personas que simplemente necesitan ayuda. Las personas que se enfrentan a una enfermedad no son desechables; continúan siendo nuestros vecinos inclusive cuando están enfermos. Deberíamos estar ayudándolos para que pudieran aprovechar de la mejor manera sus habilidades y ayuden a llevar a Fairfax hacia adelante, no arruinar sus futuros encerrándolos en un ciclo de abuso de drogas y encarcelación.

Esto es un problema que Condado de Fairfax debe afrontar con audacia. El Condado de Fairfax no es inmune a la crisis de opioides que está destrozando Virginia y los estados vecinos. En el último año, el número de arrestos relacionados con drogas por parte de la Policía del Condado de Fairfax aumentó un 20%. El año anterior a ese, los arrestos por drogas habían aumentado un 26%. Desde 2010, el número de arrestos relacionados con drogas por parte de la Policía del Condado de Fairfax ha incrementado en un 70%, a pesar de eso el problema de las drogas aún existe en nuestra comunidad. Está claro que los enfoques “duros contra el crimen han fallado. No podemos seguir permitiendo basarnos en estrategias fallidas, más bien debemos tomar pasos para afrontar esta crisis desde ya. Al ofrecerle a la gente la ayuda que necesita, podemos mejorar sus vidas y las vidas de todos en el Condado de Fairfax.


Enfocarse en el crimen serio

Steve usará los limitados recursos del condado de la mejor forma posible para alcanzar la seguridad de la comunidad. Un día de juicio penal requiere la misma cantidad de recursos sin importar si el crimen perseguido es una ofensa menor o un crimen violento. Un día en la cárcel le cuesta lo mismo al estado sin importar si el encarcelado no es una persona violenta o un peligroso criminal; no obstante, el peligro para la comunidad es bastante diferente. Steve se enfocará en crímenes serios y en criminales serios y no va a gastar recursos innecesariamente en aquellos que no representan un riesgo para la sociedad. Steve hará esto porque está enfocado en construir una comunidad segura, no en llenar las estadísticas de condenas de su oficina.


Detener la injusta e inefectiva pena de muerte

La verdadera justicia para las víctimas de homicidio les da a sus familias y sus comunidades lo que necesitan para sanar; no cede ante los instintos básicos que se manifiestan en momentos de grandes tragedias. Las familias de las victimas necesitan cierre. Las comunidades necesitan resultados que vayan acorde a sus valores. La pena de muerte no provee ninguno de los dos. El largo proceso y las apelaciones procedentes del alto riesgo asociado con la pena de muerte, significa que toma años para la familia de una víctima dar cierre: cada procedimiento de la corte y las audiciones de apelación fuerza a la familia de la victima a revivir el trauma. La barbarie inherente en el estado usando su poder para tomar una vida y la discriminación racial que típicamente acompaña la aplicación de dicho poder es una afrenta a los justos, equitativos y progresivos ideales que el Condado de Fairfax mantiene con cariño.

La pena de muerte también es inefectiva para detener el crimen, en adición a ser prohibitivamente costosa. No hay ningún lazo entre la pena de muerte y la seguridad de la comunidad. El uso de la pena de muerte es simplemente la forma anticuada en la que un fiscal da la seña a sus votantes que es “duro contra el crimen”. Los fiscales que son inteligentes en crímenes saben que el dinero gastado en asegurar y defender sentencias de pena de muerte sería mejor aprovechado tratando casos de adicción, proveyendo servicios de salud mental y financiando programas de desviación de malos hábitos. Como un fiscal inteligente para perseguir el crimen, Steve no gastará tu dinero. Él se asegurará de que sea gastado en cosas que realmente incrementen la seguridad de la comunidad.